jueves, 29 de septiembre de 2016

Nombran a Regina Orozco Embajadora de Mercados



Por Belisario Gutiérrez. Jueves 29 de septiembre de 2016
Preocupada por la violencia y la corrupción que se vive en nuestro país, Regina Orozco desea “darle una sobadita a México”, con su espectáculo Canciones pa’ Agarrar el Alma, este 12 de octubre en el teatro Metropólitan en donde también participarán virtualmente Damián Alcázar y Joaquín Cosío.
Rodeada del folclor que ofrece el Mercado 89 de Coyoacán, la cantante,  acompañada de Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico del Gobierno capitalino y Arturo Vivanco, líder de los comerciantes de aquel centro de abasto, comentó que decidió cantar mariachi con la finalidad de romper fronteras, consentir a su país y a sus habitantes.
Agregó que el espectáculo que será interactivo con el público: “Narrará la historia de una charra que busca a su charro y lo encuentra. Ambos se enamoran y un día que él no le escribe a su enamorada, ésta va a la casa de su charro y le rompe el vidrio y se da cuenta que no está, en eso se encuentra un nopal mágico con injertos de peyote.
El nopal (interpretado por Joaquín Cosío) le dice a la charra que si no salva a México no va a encontrar a su charro, quien aparecerá en video el día del espectáculo representado por el actor Damián Alcázar.
“La charra hará todo un viaje por México, por lo que Orozco hablará de comida y de las maravillas de México”.
CDMX CONGRATULADA
Por su parte, el servidor público se dijo congratulado por estar presente en el anuncio del show y porque los locatarios eligieran a la cantante como embajadora de los mercados públicos de la CdMx. Resaltó la labor que hacen este tipo de comercios, pues: “Es parte de nuestra cultura popular y hay que cuidarla, además de nuestras tradiciones”.
Por si fuera poco, la autodenominada como “La Megabizcocho” presentó un video musical en el cual representó el colorido de la vida en dichos negocios, acompañado del tema con letra y música de su hija Sol Bañuelos, titulado Solo hay que Quererte un Poquito más mi México.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Gobierno local refrenda apoyo a comerciantes de mercados públicos



NTX/MCR/IAM 23 sep 2016
El secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, Salomón Chertorivski Woldenberg, reiteró el apoyo del gobierno local a comerciantes del Mercado de Jamaica y les garantizó acceso a créditos del Fondo de Desarrollo Social (Fondeso).
En el aniversario número 59 de ese tradicional centro de abasto, el funcionario recorrió las instalaciones, donde destacó que se fomenta el consumo en los mercados públicos de la Ciudad de México.
Salomón Chertorivski saludó a los locatarios y les garantizó apoyo para acceder a los apoyos del Fondeso, de los que ya se han colocado dos mil en mercados públicos.
También puso a disposición de los comerciantes talleres gratuitos de capacitación en rubros como higiene, mercadotecnia, contabilidad y planes de negocios.

jueves, 15 de septiembre de 2016

“Pásele güerita”, “a ver a ver” y otros dichos, parte del patrimonio intangible de mercados




La declaratoria de los 329 mercados públicos que existen en la Ciudad de México como patrimonio cultural intangible, emitida por el gobierno capitalino hace un mes, incluye la salvaguarda dichos de populares como “pásele güerita”, las relaciones de parentesco y compadrazgo que se establecen entre locatarios, pero sobre todo busca quitar la competencia económica que generan los tianguis y las tiendas de autoservicio, así lo señaló Mario del Roble Pensado, investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN) responsable de crear el expediente técnico de dicha declaratoria patrimonial.

¿Qué tiene de cultural un tema de venta y distribución de productos y por qué no se incluyó de manera detallada la protección de bienes materiales que albergan los mercados como murales y arquitectura original del siglo XIX y XX? El especialista en estudios latinoamericanos, responde esas preguntas.

“Los mercados sirven como procesos de referencia histórica a nivel del territorio ya sea a nivel de colonias, pueblos o barrios de la ciudad. ¿En dónde encontramos las relaciones que existen en la colonia, pueblo o barrio?, ¿en dónde encontramos las características de venta de los productos de temporada que se comercializan para las fiestas religiosas, las fiestas patrias? Los mercados sirven de escaparate de los bienes culturales que dan identidad cultural y referencia a un espacio”, indica.

De acuerdo con la parte documental del expediente técnico, añade el investigador, el mercado es uno de los componentes fundamentales de la época prehispánica y de las ciudades que querían tener una identidad política como autoridad. “La gran Tenochtitlán tenía dos mercados: el de Templo Mayor que era el más grande, y el mercado de Santiago Tlatelolco, que es el originario y más primitivo de la región del Valle de Anáhuac”.

La importancia de mercado era tal, comenta del Roble Pensado, que los españoles los respetaron y a partir de entonces inició una fusión de saberes no materiales, los cuáles fueron incluidos en la declaratoria patrimonial.

El primero son las formas de expresión cultural surgidas de la relación entre el comerciante y la clientela. Son las maneras en que se habla, la manera de generar saber: ‘güera, güero, güero’, ‘a ver a ver’ y todas esas expresiones coloquiales que se usan para llamar la atención del cliente”, detalla.

El segundo bien son las relaciones de parentesco paisanaje y compadrazgo que terminan en una necesidad de unir el saber de vender y el saber consumir. “Los mercados se convierten en centros de enseñanza, de aprendizaje de las familias de cómo consumir algo, de cómo se hace algo, por ejemplo, cómo se hace un guiso”.

La declaratoria también incluye como bienes intangibles: la provisión cultural de los utensilios de procesamiento, ingredientes y materias primas alimenticias (por ejemplo, diversidad de chiles o molcajetes); así como la oferta de bienes simbólicos de identidad (la fiesta patronal del mercado o el festejo de las fiestas patrias), y las prácticas culturales y saberes sociales concernientes a los bienes del consumidor (cuando los clientes aprenden a comprar determinados alimentos).

El último bien que enumera el expediente técnico es la estética de los mercados, la cual se refiere a la movilidad y vida que tiene cada espacio gracias a la mezcla del tipo de gente, aromas, colores y sabores.

PENDIENTES. Antes de que concluya el 2016, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y la Secretaría de Desarrollo Económico deberán conformar la Comisión de patrimonio cultural intangible de los mercados públicos de la ciudad para que esta figura elabore un Plan de Salvaguarda de los mercados.

¿Cuándo definirán la Comisión?

—Necesitamos constituirlo en tres meses, será un consejo que estará a cargo de la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial para generar acciones que ya están haciendo los locatarios y usuarios, por ejemplo, la organización de actividades culturales, de llevar el teatro y música popular.

Con esta declaratoria, ¿ningún mercado podrá ser destruido?

—Los mercados públicos han sido desatendidos, uno de los problemas que tenemos con la propuesta de establecer las delegaciones como municipios, es que puede generar la diferencia de inversión en los mercados, porque un delegado puede decir que apoyarán más a una tienda de autoservicio o a una clientela política a través de ambulantes. Lo importante es que ya puedan quitar los mercados, pero también hay que dejarlos vivir y por eso no deben estar los tianguis circundando a los mercados públicos, por la competencia desleal.

¿En el proyecto de declaratoria se incluyeron los bienes materiales que tienen los mercados, como murales y elementos arquitectónicos históricos?

—El patrimonio cultural material existe en varios lugares como el mercado de Tlalpan que fue construido durante el porfiriato o el mercado Abelardo Rodríguez que tiene murales hechos por discípulos de Diego Rivera.
http://www.cronica.com.mx/notas/2016/984280.html

lunes, 29 de agosto de 2016

Exclusivo: Los detalles del proyecto de Constitución del DF que presentará Mancera



Voto joven, reforma judicial, revocación de mandato.

Las correcciones de último momento.

Fueron largos meses de debate. Reuniones semanales que duraban no menos de tres horas. Comisiones temáticas que volvían siete días después con análisis y nuevas propuestas. Pero ya está lista. La bandera de su gestión, el hito que buscaba Miguel Ángel Mancera ya está terminado. El proyecto de Constitución de la Ciudad de México será presentada en los próximos días.

La Política Online accedió a los detalles de los últimos debates entre el Grupo Redactor -Los Notables, como se los llamó mediáticamente- y los representantes del Jefe de Gobierno, que transcurrieron esta misma semana. Allí se pulieron los últimos temas.

La Constitución del DF tendrá 75 artículos, aunque la redacción de cada uno de ellos es generosa. Así se saldó en parte la dicotomía de lanzar un proyecto "minimalista" o "maximalista". La mirada jurídica que pedía una redacción que no reiterara derechos ya consagrados en la Constitución Federal perdió frente a una mirada más ciudadana.

"Es como si yo abriera una novela diciéndoles a mis lectores que sólo la entenderán si compraron mi libro anterior. Hay que poner en contexto", fue el argumento descontracturado que utilizó Juan Villoro para derrumbar los planteos más técnicos.

Así, la Constitución del DF abrirá con una amplia "Carta de derechos a la Ciudad", en donde se establecerán los principios básicos de las libertades, garantías y derechos más generales de todos los habitantes de la capital mexicana.

Varios ejes de este proyecto tuvieron acalorados debates hasta el minuto final. Uno de estos puntos fue, sin dudas, el método de selección de los magistrados. La propuesta original del Grupo Redactor planteaba la creación de un Consejo Ciudadano que estudie, analice y promueva las candidaturas de los jueces del DF.

Una apuesta interesante para un poder del estado que suele ser reacio a la intromisión ciudadana. Mancera planteó dudas a través de su consejero jurídico Manuel Granados y del Secretario Ejecutivo del Grupo, Rogelio Muñiz. Ellos creían que las designaciones de carrera y/o directamente políticas debían seguir intactas.

Sabiendo que aún deberá debatirse y lograr consensos en la Asamblea Constituyente, el Grupo Redactor optó por desoír la sugerencia del Jefe de Gobierno para avanzar con la opción más progresista. "La mayoría pensamos que no saldrá el Consejo Ciudadano, por eso optamos por plantear el tema en el proyecto", explicó uno de los hombres que participó de las negociaciones.

Otro punto candente en torno a la Justicia: ¿Debería habilitarse la reelección para el presidente del Tribunal Superior de Justicia? Una discusión que tiene nombre y apellido. Se barajaron distintas opciones. Aceptar una reelección, pero con períodos máximos de 6 años.

"Si aceptamos la reelección, luego en la Asamblea ampliará el tiempo del período", planteó uno de Los Notables. El proyecto final establecerá entonces un solo período de 10 años como máximo. "A lo sumo, si quieren incluir una reelección, deberán bajar la duración. Nadie aceptará un presidente magistrado por 20 años", concluyeron.

El voto joven también generó posiciones muy encontradas. La postura más conservadora pedía que los jóvenes de 16 años puedan participar en la vida política sólo si se trataba de plebiscitos o presupuesto participativo. "Si avalamos el voto electivo, nos pondremos en contradicción con la Constitución Federal, y además podemos abrir un pedido de baja a la edad de imputación penal", explicaban los expertos en derechos.

Esa discusión la volvió a ganar el ala "progresista" de la mesa. El proyecto que presentará Mancera habilitará a los jóvenes de 16 años a votar en las elecciones locales de la Ciudad: podrán elegir diputados locales, jefes delegacionales y también su Jefe de Gobierno.

Por último, Porfirio Muñoz Ledo intentó empujar la idea de un sistema parlamentarista en la Ciudad de México, en donde el programa de gobierno y la conformación del Gabinete debían ser avaladas por el Congreso local. Pero se enfrentó a una catarata de objeciones que lo obligaron a incluir este modelo de forma "optativa", bajo el concepto de "gobiernos de coalición".